Presentadora de televisión, con más de 30 años de trayectoria. Ganadora de 10 de estatuillas de Premios Soberano; se ha desdoblado en obras de teatro, cine y radio.

Inicios

Si las unidades de medida como un litro, un metro…Una yarda, se aplicaran al divismo… Para referirnos a Milagros Germán, necesitaríamos una tan grande como el sistema solar. ¡Puff! ¿Por qué? Por como es.

Su grandeza inicia cuando, a punto de graduarse de arquitectura, decidió no presentar sus tesis como una muestra propia de sinceridad porque sabía que ese título no la llenaría de orgullo… Porque, seamos sinceros: terminarla, era lo fácil; sincerarse, lo fuerte.

Es que, tan adentro como sus sueños, Milagros estaba muy clara de que su pasión no estaba en los planos, sí en los escenarios. El primer botón de muestra fue en el colegio, cuando tocando la guitarra y cantando junto a su hermana una composición propia, se alzó con el primer lugar en un festival de la voz.

De un Miss, nace una “Diva”

Desde entonces, y sin saberlo, ella ya llevaba una “Diva” por dentro. Pero no una altanera ni engreída. Por el contrario, una de alma sencilla que prefería enfocarse en superar obstáculos. Entre ellos, participar en Miss República Dominicana 1980, aún sin el apoyo de su padre. ¿Cómo le fue? Resultó ser la ganadora. Boom.

Lograr localmente el título, le valió un pase para ir a representar al país en el Miss Universo que se celebró en Corea. ¿Qué? ¿Ganó? Sí, mucha experiencia. No obstante, transformó la vivencia de no obtener el título en energía positiva.

A partir de ahí, se subió en sus tacos y se hizo amiga íntima de las pasarelas de diversos certámenes de belleza internacionales de la época. Fue así que obtuvo el primer lugar tanto en Miss Café Colombia; y Señorita Latinoamérica en México, país donde residió durante un año y donde tuvo la visión de estudiar arte dramático; enriqueciendo su capacidad de observación, creatividad, crítica y autocrítica; aprendizajes que le han servido para emprender sus ideas televisivas que ha emprendido.

Las pasarelas la llevan a la televisión

A su regreso al país, proyectos no le faltaron. En 1991, debuta en televisión nacional con el programa de corte social y entrevistas llamado “Con Los Ojos Abiertos”; en el que durante cuatro años, junto a la también miss Mariasela Álvarez, pudo conocer muy de cerca el comportamiento del pueblo.

Después de esto, como si se tratara de un cohete espacial sin tripulantes contratados, su proyección individual televisiva siguió despegando y avanzando: pasó a tener programas como “Con Milagros Germán” y "Tarde En La Noche". Luego, le llega la oportunidad de hacer el binomio más refrescante de la televisión dominicana, cuando se une con el comunicador Freddy Beras Goico en los shows "La Escuela de la Televisión" y "Con Freddy y Milagros", compartiendo etapa con un diagnóstico de cáncer de mama. Eso último, resultó ser otra prueba superada.

Se convirtió en la comunicadora más “chévere”

Algunos años más tarde, el éxito de la carrera de “La Diva” era como el calor en el caribe: evidente y continuo. Lo comprobaría su programa propio "Chévere Nights", que en su transmisión diaria completó 15 años de transmisión y materializó todo el esfuerzo invertido en unas 10 estatuillas de premios Soberano.

Fue en este espacio de transmisión “en vivo”, que Milagros no solo logró establecer un estrecho vínculo con un público multigeneracional; sino que también pudo demostrar que si tuviera un superpoder, sería el de estar siempre actualizada, pues transformaba en contenido televisivo el resultado de su mirada crítica a la cotidianidad dominicana de fábula.

Además, fue el motor para diversificar su presencia en la televisión y su misión en la misma. Gracias al éxito de "Chévere Nights", se embarcó en ser la productora ejecutiva para iniciar el programa "Qué Chévere Es Saber", una especie franquicia de TV que terminó siendo un juego de mesa.

Si hay que añadirle más escritura a esta historia, hay que destacar que su andar en la industria del entretenimiento, lleva experiencia en programas de radio con espacios como “Esto no tiene nombre” que compartió con Roberto Cavada; un sinnúmero de obras de teatro y papeles en diversas películas; entre ellas “Qué León” que ha sido catalogada como “la de mayor alcance del cine local”.

Como ven, por sus más de 30 años de trayectoria y ser la más chévere de la televisión local, Milagros tiene una silla en la mesa de los jueces de Dominicana’s Got Talent!