El día que la palabra espontaneidad necesite ser representada por una persona, segurito que le hará una llamada directa y en horario laboral a Pamela Sued. Sobre todo, si hay cámaras. Pues, ella ¡las ama! Cosa que no es de sorprenderse, porque esta nacida y criada en Santiago de Los Caballeros hasta los cinco años creció en un ambiente rodeado de cámaras, micrófonos y pasarelas.

El día que la palabra espontaneidad necesite ser representada por una persona, segurito que le hará una llamada directa y en horario laboral a Pamela Sued. Sobre todo, si hay cámaras. Pues, ella ¡las ama! Cosa que no es de sorprenderse, porque esta nacida y criada en Santiago de Los Caballeros hasta los cinco años creció en un ambiente rodeado de cámaras, micrófonos y pasarelas.

Inicios

He aquí la razón: siendo hija del comunicador José Guillermo Sued y de Cuchy de Sued, quien fue directora de la reconocida agencia de modelaje John Casablancas; Pamela acompañaba a sus padres a sus respectivos trabajos, viendo el mundo artístico con tanta naturalidad que podía sacarle la lengua y reírsele en la cara al miedo escénico.

Fue así, con la genética de por medio dándole la razón a los estudios científicos y la experiencia adquirida del entorno, que con apenas 16 años Pamela entra a trabajar al canal Amé 47. Ahí, fue parte del elenco de los programas Intermedio y Revolución Pop.

De Amé 47 al Miss República Dominicana

Tal vez, fue ahí que ella se dio cuenta de todos sus dotes de telegenialidad y encanto. Pues dos años más tarde y como quien no quiere la cosa, ya estaba participando en Miss República Dominicana. Era 2004, un año importantísimo para ese concurso; ya que la dominicana Amelia Vega entregaba la corona y estaba la esperanza de que otra criolla repitiera la hazaña. Por eso, Pamela Sued no la tuvo fácil. Ese año la contienda estuvo marcada por contar con candidatas de las hoy también presentadoras y celebridades sociales Isaura Taveras, Carolyn Aquino, Colombia Alcántara, Dawilda González y Larimar Fiallo. Esta última, finalmente se llevó la corona. No obstante, Pamela se alzó como la segunda finalista. Ah… y como si dar pelo era poco, también se llevó bajo la manga los títulos de “Miss Comunicación” y “La más votada en Internet” … tomando en cuenta que era 2004, este último mérito tenía mucho peso porque votar por alguien vía red en ese momento significaba un total esfuerzo.

Una oportunidad de valor invaluable

Pero como lo que está para ti aunque no lo persigas te encuentra; aunque Pamela no ganó la corona, ese mismo año esta menor de cinco hermanos encontró otro premio de valor incalculable y sin necesidad de someterse a ninguna competencia: trabajar como copresentadora al lado de Freddy Beras-Goico, una de las figuras más importantes e influyentes de la comunicación y la televisión dominicana, en el espacio “Con Freddy y Punto”. Allí estuvo rodeada de grandes figuras de la televisión y humor como Cuquín Victoria, Cheddy García, Carlos Almánzar y otros… lo que le permitió desdoblarse y pasar de la entrevista a la comedia con gran facilidad.

Desde entonces, la comunicación y la industria del entretenimiento es para Pamela Sued como el Metro en hora de alto tráfico, el postre al final de un plato amargo, Jarabacoa con el calor de verano… es decir, un mundo soñado y lleno de retos anhelados. Además, bien logrados.

Para acompañar todo lo anterior, vivencias sobran. Empezando con que la conductora se ha convertido en una auténtica embajadora de muchas marcas; desde 2008 ha sido nominadas nueve veces a los premios Soberano y ha ganado junto a su programa de televisión tres estatuillas; dos de ellas como “Mejor presentadora del año”. También ha trabajado y colaborado con grandes figuras de trayectoria local e internacional como Socorro Castellanos y Don Francisco, acompañándolo a presentar un programa especial de cinco segmentos para el “Día de Acción de Gracias”, en el que fue invitada por la propia cadena Univisión.

Entre el cine y los programas de temporadas

Adicional, en el alma de esta mujer confluye el romance por el celuloide. Lo explica que en 2007 entra a la industria del cine dominicana trabajando en “Mi novia esta de madre”, compartiendo junto a la actriz internacional Patricia Manterola. Tras esa experiencia, Pamela tomó la decisión de irse a la academia de cine de Nueva York (New York Film Academy), a un curso totalmente intensivo de dos meses; conociendo nuevas técnicas de actuación y compartiendo con actores y/o potenciales de diversos países. Con lo aprendido, no perdió tiempo… algunos años después la comunicadora lo puso en práctica en el cortometraje “Lotoman 2.0” y “Café para dos”, junto al exponente urbano conocido como “El Lápiz Conciente”.

De sus proyectos y Dominicana’s Got Talent

Pero, volviendo al 2010…con la chispa que la caracteriza al final de ese año Pamela anunció su propio espacio “Sigue La Noche”, en el que durante cinco años produjo y condujo televisión diaria e hizo camino para luego reinventarse. ¿Cómo? Con su programa de fin de semana en horario estelar “Pamela Todo Un Show”, una producción dominical hecha a imagen y semejanza de la comunicadora en la que no sigue patrones y con el que ya se alzó con una estatuilla de los Soberano como “Mejor programa de variedades”.

Empero, unas veces no solo basta con ganar un premio… a veces hay que conducirlo. En ese sentido, en 2017 fue anunciada como la presentadora de los mismos premios Soberano. De esa forma, junto a Francisco Vásquez pudo poner dinamismo al máximo reconocimiento a lo mejor del arte, la música y la comunicación en la República Dominicana.

Por todo lo leído, definitivamente la comunicación es su pasión. No lo decimos nosotros… lo reconoce la Pamela misma: “No me puedo resistir a tener una cámara en frente y quedarme cruzada de brazos. Trabajo diariamente para lograr un sitial importante en la historia de la comunicación dominicana” …

publicidad

Y vaya que eso último lo está cumpliendo. Pues su imagen fresca, elegante y nada rebuscada, Pamela Sued ha llegado a Dominicana’s Got Talent ¡para guiar las historias y participaciones del show junto a Frank Perozo!